domingo, 11 de mayo de 2008

NIÑOS MENTIROSOS


Muchos de los niños mentirosos no tienen problemas graves de conducta, son más o menos serviciales. Otros se muestran deshonestos, agresivos con sus amigos y discuten con los adultos. A pesar de que hay razones individuales para la conducta de cada niño o adolescente, todos se distinguen por una serie de características comunes: - Son niños inseguros y manipulan a los demás para ocultar esta inseguridad. Fingen estar muy interesados en algo, pero no les importa nada. Suelen interpretar el papel de "sabelotodo". Se ríen de la gente y se esfuerzan mucho por causar buena impresión, aún cediendo a la presión de los amigos. Llegan a los peores extremos, con tal de llamar la atención de los demás. Unas veces para que les hagan caso porque necesitan afecto, y otras para poner a prueba a los adultos, comprobando así sus reacciones. - No cumplen nunca con sus obligaciones y son maestros en el "ahora lo hago y nunca llega el momento". Siempre están convenciendo a otros, para que realicen sus tareas por él y no trabajan nunca a no ser que alguien esté a su lado. Por supuesto, no podemos esperar que los niños y adolescentes nos revelen todos sus sentimientos y pensamientos. Los adultos, tampoco lo hacemos. Nos comportamos de una manera en público y de otra en la intimidad. Lo que sucede es que estos niños, cuando toca decir la verdad respecto sus sentimientos, ocultan su verdadera personalidad, incluso ante sus allegados. Como el niño mentiroso ante los demás se considera insignificante, necesita asegurarse de que atrae la atención, por ello provoca situaciones para que se fijen en él. La mayoría de las veces, los adultos no entendemos sus reacciones y eso provoca en él, un resultado negativo. Recordemos que los adultos, a veces presionamos demasiado a los niños y adolescentes, queriendo que sean siempre los mejores en todo. Esta es otra de las causas que les puede inducir al engaño. ¿ Cómo guiar a estos niños mentirosos ?. El niño, después de contar una mentira, debe ver una reacción del adulto para que la próxima vez sea franco. Por ejemplo, preguntándole por qué ha mentido, ya que si no se le dice nada, el niño volverá a repetir este comportamiento. Las explosiones de enfado que a veces tenemos los mayores, producen una reacción contraria; tengamos en cuenta que son niños inseguros, lo que hace que piense que no se espera nada bueno de él, que no sabe hacer nada, etc... Las amenazas que a veces hacemos como "si vuelves a hacerlo...", no les sirve de nada, ya que saben que esta amenaza no va a cumplirse. Entonces su reacción es causarnos más problemas. Los comentarios en público sobre la conducta de estos niños, con el niño delante, son nefastos, ya que llega a pensar que es precisamente eso lo que se espera de él, fomentándole una conducta más negativa, pues piensa que no puede confiar en nosotros e intenta vengarse. Debemos intentar responsabilizar a los niños de su conducta, reaccionando ante cada caso de manera que disminuyan las probabilidades de que el niño vuelva a repetirlo. Recordemos que son mentirosos a veces por miedo a las represalias que podemos tener los adultos ante una actitud de ellos, luego, no modificarán su conducta si los castigamos con severidad. Los niños son personas que están en su mejor momento de aprendizaje y lo captan todo: conceptos, sentimientos, etc... de los adultos que les rodean, eso lo traducen para sus propios valores personales. Como niños, se hacen una serie de preguntas, por ejemplo : ¿me quieren?; y sus respuestas las adaptan a la actitud que con ellos tienen las personas con las que más conviven. Creo que con esto, he explicado un poco la actitud que debemos adoptar con los niños y sus conductas. No obstante, por hacer alguna aclaración más, quiero recordarles que son niños y nos necesitan, que debemos escucharles, oír sus opiniones, felicitarles cuando se lo merezcan, no ser muy severos con ellos, dedicarles un poco de nuestro tiempo, reconocer su buena conducta y cumplimiento cuando se tercie públicamente, cumplir las promesas que les hacemos, no exigirles más de lo que sabemos que no pueden hacer saliendo airosos y sobre todo, darles un abrazo y decirles que les queremos. Esto es lo que realmente más necesitan.

1 comentario:

sol67 dijo...

cuando una pareja lleva mucho tiempo separados, y uno de los cónyuges no tiene el tiempo suficiente para conocer de todas las situaciones de su hijo, y se encuentra en un momento dado con que el niño a mentido a la persona con la que vive sobre como se le trata por el otro lado, llegando a negarse a entregar al niño,y convirtiéndose esto en algo mas complicado por llegar a tribunales para poder verlo.? como atajas tal mentira?